Buscar
  • Eudent

Bruxismo: ¿Qué es, cómo identificarlo y cómo se combate?

Actualizado: jul 29


Te has visto apretando los dientes al leer o concentrarte y/o te han comentado que los haces rechinar durante la noche de manera inconsciente, puede que padezcas de Bruxismo.

El Estrés como enfermedad desde hace décadas (Según la OMS), es capaz de gatillar otras condiciones asociadas o derivadas de éste. Un caso ejemplar es el Bruxismo, que entra en la categoría de “somatización orgánica”, es decir la manifestación física dado una condición psicológica. Algo tan simple como llorar; me pongo triste (factor psicológico) por tanto lloro - me salen lágrimas (manifestación física), o la ansiedad ante rendir una prueba (psiquis) deriva a dolor estomacal (físico). El Bruxismo se convierte en una especie de pacto inconsciente en el que la mente hace un trato con el cuerpo y le dice “en la medida que yo me sienta estresado, apretaré mis dientes proporcionalmente”.

Luego de comprender de que se trata, en qué te puedes fijar tu para saber si lo tienes:

Desgaste dentario, tensión y aumento de la musculatura de la cara, mialgia (dolor muscular) en cara y cuello, ruidos, crepitaciones de la articulación entre mandíbula y cráneo (ATM - Articulación Témporo-Mandibular), mal humor, dolor de cabeza frecuente, fatiga facial al despertar, sensibilidad dentaria (no siempre), falta de descanso al dormir, entre otros.

Esto y más pasa al generar este importante apriete involuntario. Es importante acudir a tu profesional de Eudent una vez identificado esto, idealmente más temprano que tarde para que el daño y malestar sea menor. Nosotros realizaremos una encuesta para identificar la antes mencionado, sumado a otros mal hábitos propios de estrés cómo onicofagia (morderse las uñas), interposición de objetos duros (morder lápices u otros), si fumas y otras condiciones que podrían exacerbar el cuadro.

Clínicamente evaluaremos la musculatura, el estado de desgaste dentario y de restauraciones pre existentes, la ATM, salud gingival (encías), estado óseo (reabsorción de hueso que soporta los dientes).

¿Cómo puede haber tanto daño por un simple apriete?

El cerebro se encarga de autorregular nuestras fuerzas inconscientemente, como mecanismo de defensa, un ejemplo es el “arco reflejo” que ejecuta una apertura rápida cuando hallamos de sorpresa un cuesco de aceituna al morder en una empanada. El apriete mandibular llega hasta el punto de no hacer daño, pero cuando hay estrés - Bruxismo - va más allá del límite y se generan daños en todo el sistema masticatorio: Dientes, hueso, encías, articulación, musculatura, etc.

“Me duele hasta el cuello”. Puede ser, dado que si bien los 8 músculos masticatorios están presentes en la cara, y por lo general son los más afectados, la musculatura del cuello es quien da estabilidad, y pueden verse irradiados por esta tensión extra. En ocasiones, inclusive llega a la espalda alta.

¿Qué hacer? ¿Cómo supero el Bruxismo?

La respuesta es compleja porque si quisiéramos ser efectivos, involucra un cambio de rutina total, con motivo de mitigar o eliminar nuestro estrés, que en tiempos actuales, es un mal presente constante ya sea en el ámbito laboral, social, sistemático y contemporáneo.

Y está ligado de manera individual también ya que no todas las cosas nos estresan por igual, por tanto, a algunos les funcionará como vía de escape el deporte, a otros las vacaciones, a algunos tiempos con la familia, meditación, hobbies, etc.

¿Que hace Eudent?

A nivel del dentista trabajamos con expectativas realistas, y medidas paliativas y/o de seguridad. Principalmente pasa por la confección de un “Plano de alivio Oclusal” (Plano de Relajación - Placa de Bruxismo), de uso nocturno, que lo que evita es el apriete de los dientes de arriba con los de abajo interponiéndose entre ellos (*EIF) y permitiendo guías de deslizamiento mandibulares para liberar la tensión, es decir poniendo un aguarda y dejando que la mandíbula se deslice antes de que se quede fija y apriete.

Este plano tiene una planificación clínica hecha única para cada paciente, y uso de laboratorio dental. Requiere de controles de adaptación seguidos en un principio, y luego distanciados en el tiempo de acuerdo a la evolución del cuadro, con asesoramiento en uso, cuidado e higiene.

Muchas veces esta terapia va co-ayudada con medicamentos y ejercicios musculares, hábitos alimenticios, modificación de otras conductas y siempre con la absoluta necesidad de la colaboración del paciente. El plano es de uso nocturno constante, ya que no sabemos cuándo vamos a apretar, siempre tomamos la precaución de llevarlo puesto.

*EIF o Espacio de Inoclusión Fisiológica son los 3.5mm aproximadamente que hay de separación entre dientes de arriba y dientes de abajo en una postura normal, ya que no andamos con los dientes juntos la mayor parte del día en condiciones sanas. Al verse comprometido este espacio con el Bruxismo, comienzan los problemas, y es este el grosor que debe tener nuestro plano. Si es mayor, puede determinar una “Mordida abierta” (que los dientes no “topen” al morder) y si es menor probablemente se rompa.

Cómo ya ves, el Bruxismo es un tema muy estudiado y lamentablemente muy prevalente en nuestra población. Cabe recalcar que el Plano de Alivio no cura la enfermedad (la liberación de estrés queda en manos de cada uno), pero si hace de lo que me gusta denominar como “Seguro Dental”; pues cuida todo lo tuyo.

Acude a nosotros en caso de que descubras indicios de Bruxismo, para corroborar todo lo que ya leíste, ser tratado por un profesional de la salud y encontrar pronta solución.

#CarpeDiem



Por Dr. Paul Schoihet M.


28 vistas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 Eudent.